Print Friendly, PDF & Email

ArteKino, el festival de cine europeo online promovido e ideado por el canal ARTE regresa, entre el 1 de diciembre y el 31 de diciembre, con una sexta edición para la que ha seleccionado doce producciones europeas de los últimos años y que han pasado por algunos de los festivales más prestigiosos del continente, para dar acceso gratuito a la cinefilia a trabajos que muchas veces encuentran dificultades para acceder a los canales de distribución habituales, y que se podrán ver tanto en la web arte.tv como en el canal de YouTube de ARTE Cinéma, disponible en 32 países europeos.

Entre los títulos seleccionados, destaca la preponderancia de las cinematografías del este de Europa, como Rumanía, Ucrania y Polonia, o coproducciones surgidas de la entente conformada por Serbia, Eslovenia, Bosnia y Herzegovina o las mencionadas Ucrania y Polonia junto a la República de Macedonia. Trabajos que buscan expiar los fantasmas del régimen comunista soviético, como es el caso de Uppercase print, cinta rumana dirigida por Radu Jude –presentada en la sección Foro del Festival Internacional de Cine de Berlín de 2020–, donde un adolescente de dieciséis años intenta reescribir la historia del gobierno comunista de Ceaucescu, manipulada por la Televisión Nacional del país; o, en el caso de la producción ucraniana Inner Wars de la cineasta Masha Kondakova –estrenada en el Festival de Cine Molodista de Kiev, en 2021–, hablar del presente del país, todavía sometido por los mencionados fantasmas, hechos cuerpo presente bajo la forma de la insurgencia prorrusa surgida en el este de Ucrania en 2014. Desde la mirada femenina también habría que destacar Call me Marianna de Karolina Bielawska, que participó en la Semana de la Crítica del Festival Internacional del Cine de Locarno del 2015: un relato sobre la lucha de género, entre lo documental y lo ficcional, que recorre el camino de Marianna por su identidad casi a tiempo real y a partir de un dispositivo en tres tiempos que se complementan y convergen de manera orgánica. 

Las coproducciones de las cinematografías del este, mencionadas anteriormente, son representadas por trabajos como Oasis de Ivan Ikic –presentada en la sección Giornate degli Autori del Festival Internacional de Cine de Venecia de 2020–, que narra las relaciones interpersonales y el descubrimiento de los sentimientos amorosos de tres adolescentes internados en una institución especializada en personas con necesidades especiales; y When The Trees Fall de Marysia Nikitiuk, presentada en la sección Panorama del Festival Internacional de Cine de Berlín en 2018, un drama con tintes de género y atractiva premisa.

 Otra cinematografía potenciada por esta sexta edición del festival ArteKino es la proveniente de Alemania con cuatro propuestas muy diferentes entre sí. La primera de ellas, The Last to See Them, dirigida por la cineasta italiana Sara Summa –proveniente también de la sección Foro del Festival de Berlín de 2019– narra de manera críptica y sugerente la historia real del asesinato de una familia, dejando en fuera de campo el acontecimiento principal para adentrarse y denunciar, de manera opaca pero poderosa, la violencia surgida fruto de las tradiciones heteropatriarcales y rurales. En contraposición, LOMO: The Language of Many Others de Julia Langhof centra su mirada en las vidas de una familia de clase alta, situada en Berlín, para denunciar lo que se oculta tras las brillantes fachadas. Y de nuevo, como contraste y demostración de la variedad de temáticas surgidas del cine alemán, no puede faltar Jiyan de Süheyla Schwenk, donde la mirada se sitúa en las dificultades a las que se enfrentan los inmigrantes provenientes de los conflictos bélicos cuando consiguen alcanzar el ‘sueño europeo’ desde el relato de Hayat y Harun, un matrimonio proveniente del conflicto Sirio que busca entregarle a su hijo un futuro mejor, pero  que se ven atormentados por los fantasmas de su vida pasada. Y como ejemplo de la inmigración inversa, Wood and Water de Jonas Bak –proveniente del último Festival de Berlín– narra el contraste de una jubilada alemana proveniente de la Alemania rural cuando decide emigrar a Hong Kong para reencontrarse con su hijo.

Para finalizar, la muestra culmina con tres títulos provenientes de Bélgica, Suiza y el Reino Unido. El primero de ellos, Petit Samedi, dirigido por Paloma Sermon-Daï, se adentra en el infierno de la dependencia a los narcóticos y la lucha por superar las adicciones. La representante suiza, Sami, Joe and I de Karin Haberlein, es un coming of age y ensayo acerca del doloroso paso a la edad adulta a través de sus tres protagonistas adolescentes. Y para finalizar, Nocturnal de Nathalie Biancheri, presentada en el D’A Film Festival en 2020: un relato esquivo como el rostro de su protagonista masculino que sirve de sesión doble junto a la cinta suiza en su nihilista mirada de los sueños de juventud enterrados por la aspereza y la desesperanza de la vida adulta.