Print Friendly, PDF & Email

Desde la invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero de 2022 diferentes documentales se han hecho eco de la guerra. La selección de 20 Days in Mariupol dentro de la programación de Nuevas Olas del Festival de Sevilla es un recordatorio necesario para que no se deje caer en el olvido una guerra que dura ya casi dos años. Un grupo de periodistas ucranianos de The Associated Press estuvieron en los días del asedio en la ciudad de Mariúpol, cuando el resto de la prensa internacional ya había abandonado el lugar. Entre ellos se encontraba Mstyslav Chernov, que registró lo que allí sucedió junto al fotógrafo Evgeniy Maloletka, y dirige este documental montado a partir de las imágenes que pudieron grabar en aquellos días tensos. Unas imágenes que, enviadas con enormes dificultades por el equipo de reporteros a sus editores, también pudieron verse en diferentes noticiarios internacionales.

Al principio asistimos al desconcierto y la angustia de los habitantes que, incrédulos, asisten a la destrucción de su ciudad sin saber qué hacer o dónde refugiarse de las bombas. También Chernov, narrador en primera persona en off de la cinta, expresa sus dudas sobre si debe seguir grabando o apagar la cámara. Mientras camina por las ruinas algunos soldados ucranianos, nerviosos, le piden que no les grabe, pero el director permanece firme en su propósito: “Es una guerra histórica; no documentarla es imposible”. Por el contrario, en un hospital en el que los médicos tratan de salvar la vida de una niña pequeña, le urgen a hacerlo. Pero ni siquiera su compromiso con la información para evitar la impunidad de los crímenes evita que la cámara no soporte registrar algunas de las atrocidades que presencia en los corredores de los hospitales y se vea obligada a apartar la mirada. Porque es precisamente en los hospitales donde se grabaron la mayor parte de las imágenes que se muestran en el documental y su visión es a veces espeluznante. Niños moribundos, cadáveres en las calles, fosas comunes o el bombardeo de un hospital de maternidad quedaron documentados para contradecir la insistencia de las autoridades rusas en calificar las imágenes como fake news. En los escasos veinte días del título Mariúpol pasaba de ciudad sitiada a ciudad arrasada por las tropas rusas. Hoy, no lo olvidemos, Ucrania sigue siendo un país en llamas.

Elsa Tébar