Print Friendly, PDF & Email

Desconocía por completo la existencia de la película Filmstunde, rodada por Edgar Reitz en 1968 y en la que el cineasta alemán impartía un taller en un instituto femenino a un grupo de chicas de 13-14 años. Las imágenes de aquella película pueblan esta suerte de nueva versión rodada 55 años después, Filmstunde_23, con ese mismo grupo de alumnas, ahora unas mujeres bien entradas en los setenta. Es la historia de un reencuentro, pero mucho más que eso. También la reivindicación de una utopía: la enseñanza del cine, esto es, del lenguaje del cine, como forma de comprender el sentido de las imágenes que nos rodeaban y nos siguen rodeando hoy aún más. En 1968 les enseñaban la función de un plano, de un encuadre, cuál era la diferencia entre mostrar a una persona de cuerpo entero o hacer una panorámica que la recorriese poco a poco desde los pies hasta la cabeza; o qué sucedía si la cámara se mantenía fija y la persona se desplazaba fuera de campo… Los comentarios de las alumnas de 1968 son sorprendentes, por su capacidad para entender un lenguaje que no han estudiado pero que de una forma inconsciente y muy natural sí saben interpretar. También en 2023, porque no han perdido esa capacidad, pues aquel taller de apenas un par de meses les sirvió para convertirse en unas mejores espectadores… también en unas amigas que han mantenido esa amistad durante más de cinco décadas y siguen viéndose con regularidad. Un nonagenario Reitz, ahora con la colaboración de Jörg Adolph, vuelve a aquellas imágenes, reconstruyendo alguno de sus paseos por la ciudad, pero también recuperando las prácticas en Super 8 que las alumnas realizaron en aquel momento. Filmstunde_23, como lo fue seguramente la película original, es todo un alegato sobre la necesidad de una educación audiovisual, sobre la amistad y un lamento por una gran oportunidad perdida: en aquel grupo había más de una gran cineasta en potencia.

Jaime Pena