Print Friendly, PDF & Email

El debut de Claire Oakley ha dado como resultado uno de los filmes británicos que más expectación han levantado este año. Su punto de partida plantea un acercamiento al cine social desde un ángulo innovador. Una historia iniciática que transcurre en el escenario de un solitario camping junto al mar en invierno, donde se instala la joven protagonista junto con su novio. Pero la directora construye a partir de ellos un relato que se va alejando de su primera intención genérica de corte naturalista para instalarse en los terrenos del thriller. Y poco a poco se comienza a percibir un aire de extrañeza que se cimenta en la potencia de las imágenes y en la capacidad de Oakley para generar atmósferas desconcertantes. Una magnética y sorprendente ópera prima en la que brilla su protagonista femenina, Molly Windsor.