Print Friendly, PDF & Email

A pesar de que el título How To Have Sex aparenta ser una guía, el debut cinematográfico de Molly Manning Walker no nos ofrece ninguna respuesta a la pregunta, sino tan solo un regusto amargo en la que hacer sexo no es ninguna solución a la infidelidad. La película nos cuenta la historia de tres chicas, dos hermanas y una amiga, que pasan unos días de vacaciones en la localidad de Malia en la isla de Creta. No han conocido el sexo y su intención no es otra que entre los baños en la playa, las buceos en la piscina y las tórridas noches de discoteca, disfrutar de la vida y descubrir la sexualidad. Molly Manning nos muestra cómo las tres chicas encuentran a tres chicos adolescentes que persiguen los mismos objetivos, pero entre chupitos de alcohol y música disco las cosas no son tan fáciles. Manning Walker focaliza su relato en torno al personaje de Tara, una chica que quiere perder su virginidad, que no sabe cómo disfrutar de las noches calurosas griegas pero que en el fondo busca algo más que un simple revolcón en algún apartamento. Tara duda, pero acaba perdiendo su virginidad en la playa junto a un cretino descerebrado y algo se rompe en sus ilusiones, en sus opciones vitales. La sexualidad furtiva le proporciona dolor, incertidumbre, dudas. El amor está en otras partes. How To Have Sex podría llegar a ser la prolongación de Spring Breakers de Harmony Korine si no fuera porque la perspectiva moral domina la escena. No tiene la propuesta estética de Korine, pero sí hay una cierta conciencia del dolor y del vacío. Àngel Quintana