NOTICIAS Y ARTÍCULOS

Un reencuentro feliz. Editorial

29 noviembre, 2017

Un reencuentro feliz
Carlos F. Heredero

editorial

En enero de 2012 se iniciaba la andadura de Caimán Cuadernos de Cine tras la etapa precedente que esta misma revista había recorrido –desde mayo de 2007– con la cabecera de Cahiers du cinéma. España. Como explícito ‘descendiente’ de aquella, ese primer número de Caimán CdC llevaba en portada una imagen de Los descendientes, la película dirigida por Alexander Payne, al que entrevistábamos en nuestro Gran Angular, de igual forma que sus páginas se hacían eco del estreno de Millenium: los hombres que no amaban a las mujeres y albergaban también una entrevista con David Fincher.

Y ahora, en diciembre de 2017, Caimán CdC centra de nuevo sus principales focos en Alexander Payne y David Fincher. A uno y a otro los volvemos a entrevistar, esta vez de forma más amplia, con motivo de los respectivos estrenos de Una vida a lo grande (Downsizing) y de la serie televisiva Mindhunter, obras que poco tienen que ver entre sí, pero que vuelven a emparejar en nuestras páginas a dos creadores entre los que, sin embargo, pueden trazarse sugerentes vínculos y relaciones.

Dos cineastas de la misma generación (Payne nace en 1961; Fincher, en 1962), formados intelectualmente en sintonía con el New Hollywood de los años setenta y primeros ochenta; originarios de sendos estados vecinos (Nebraska y Colorado), situados ambos en el centro de la América profunda, en el corazón agrícola y ganadero de los Estados Unidos, allí donde arraiga con fuerza la mitología de la colonización de las tierras arrebatadas a los indios; allí donde la cultura de la Americana –enraizada en la vida cotidiana y en el folclore del small town– engendra, a la vez, los valores nobles de la vida sencilla y los más oscuros demonios de la violencia ancestral.

Desde que ambos filmaron sus primeros largos (en 1996 y 1992, respectivamente), las filmografías de Payne y Fincher han seguido itinerarios muy diferentes hasta el punto de que cada una de ellas podría ser vista como la contrafigura de la otra. El autor de Election, A propósito de Schmidt, Entre copas, Los descendientes, Nebraska y Una vida a lo grande es un humanista satírico interesado tanto por desvelar la vertiente ridícula de las ficciones sociales que atrapan al individuo (la política, el consumismo, los fundamentalismos utópicos) como por explorar las emociones más nobles que anidan en los seres humanos. El director de Seven, The Game, Zodiac, Millenium o Mindhunter es un analista quirúrgico de los recovecos más inquietantes de la mente humana, interesado por indagar en oscuros rincones de las patologías sociales y criminales.

El optimismo positivista del primero (despojado de toda ingenuidad y portador de una visión tan crítica como escéptica de los valores dominantes en su sociedad) contrasta con el pesimismo científico del segundo (nada nihilista, pero armado de un afilado escalpelo moral, que no moralista), como si ambos ofrecieran sendos espejos inversos de una sociedad –la norteamericana– que necesitara, al mismo tiempo, de cirugía clínica para abrir en canal sus entrañas enfermas (Fincher) y de humor curativo para extraer de sus raíces más profundas las energías necesarias para perseguir sus sueños (Payne).

Anverso y reverso (o viceversa) de un cine y de una sociedad que auscultan tanto su pretérito como su presente, Fincher y Payne, Payne y Fincher, regresan a Caimán CdC seis años después. Es un feliz reencuentro que nos permite recuperarlos, además, igual o todavía más vivos, incisivos y estimulantes que entonces.

Utilizamos cookies propias y de terceros para análisis y buen funcionamiento de la página web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies
Oficina Austríaca de Turismo