NOTICIAS Y ARTÍCULOS

LO VIEJO Y LO NUEVO. JUST IN TIME. SANTOS ZUNZUNEGUI

27 junio, 2013

 

Como complemento al estreno de ANTES DEL ANOCHECER, el nuevo film de Richard Linklater, recuperamos este texto de Santos Zunzunegui que relaciona las dos partes anteriores de la trilogía. 

 

LO VIEJO Y LO NUEVO.

Just in Time.

Cahiers du cinéma. España / Junio 2007.

SANTOS ZUNZUNEGUI.

 

 

Richard Linklater es uno de los jóvenes cineastas americanos revelados en la década de los años noventa que mejor ha sabido moverse entre el Escila de los grandes estudios y el Caribdis de la producción más o menos independiente. Es, también, uno de los más interesados en la exploración del paso del tiempo y de las cicatrices que deja su inexorable suceder. Sin duda, en este terreno, el díptico formado por Antes del amanecer (Before Sunrise, 1995) [foto 1] y Antes del atardecer (Before Sunset, 2004) [foto 2] se presenta como una obra particularmente pregnante. Pero lo que quería traer aquí a colación es la manera singular en la que estos dos filmes de Linklater reescriben buena parte de los parámetros que fundan una de las grandes obras del melodrama (una obra que, como veremos, no está formada por una sino por dos películas) del Hollywood clásico. Me estoy refiriendo a la pareja de obras de Leo McCarey constituida por Love Affair (Tú y yo, 1939) [foto 3] y An Affair to Remember (Tú y yo, 1957) [foto 4], títulos que, por cierto, en su versión original, vendrían como anillo al dedo a las dos películas de Linklater.

Como todo cinéfilo sabe, los dos filmes de McCarey se articulan sobre una cita fallida en lo alto del Empire State, cita que los dos amantes se dan para poder evaluar, tras un lapso de seis meses, la profundidad de los sentimientos que han surgido entre ellos y que ponen en cuestión todo el mundo de relaciones estereotipadas en que venían moviéndose hasta entonces. Similar punto de inflexión es el que separa las dos películas de Linklater, bien que la segunda se sitúe nueve años más tarde de la primera y en ella descubramos que la cita concertada en la estación de Viena para seis meses después entre Jesse (Ethan Hawke) y Céline (Julie Delpy) al final del primer film fracasó porque la muerte de la abuela de la joven francesa (el equivalente del accidente de tráfico que impide el reencuentro de los amantes en las películas de McCarey) actuó como causa azarosa. Como es lógico, la relectura de Linklater se efectúa con plena conciencia de los lazos que su obra mantiene con el cine clásico americano por más que busque, como es lógico, sus propios caminos.

Conviene recordar, en este sentido, que en el caso de McCarey estamos ante una obra y su remake: dieciocho años después se revive la historia del playboy que aspira en secreto a ser pintor y su relación con una cantante de cabaret que va a casarse con un millonario, pero ahora en color, pantalla ancha y con nuevos actores. Por el contrario, en el caso de Linklater se trata de un film y su secuela, constituida ésta por el equivalente de la segunda parte de la historia de McCarey, también ubicada tras un periodo dilatado de tiempo en relación a la primera y gravitando sobre la misma el agujero negro de la cita fallida. A partir de ahí, Linklater desarrolla su personal lectura del original a través de una técnica que hace que de una película a la siguiente el tiempo se comprima de manera ostensible: si en Antes del amanecer, la hora y media de duración sintetizaba la duración de toda una tarde y noche, en Antes del atardecer los ochenta minutos de la obra describen idéntica porción de tiempo real. En medio, los nueve años de tiempo transcurrido entre ambas partes de la historia cargan de ambigüedad a las explicaciones que ambos personajes se confían mutuamente. Si Tú y yo (en sus dos versiones) se clausuraba con el reencuentro de los amantes, la segunda parte del díptico de Linklater sólo puede terminar con un lento fundido en negro que, sobre el fondo de los acordes de la canción Just in Time de Nina Simone, deja al espectador actual suspendido (sino de los tiempos) sobre el posible final de la historia.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para análisis y buen funcionamiento de la página web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies
Oficina Austríaca de Turismo