Print Friendly, PDF & Email

Eli Wallach (1915-2014)

Ni él era tan feo ni Clint Eastwood tan bueno, y solo Lee van Cleef hacía pleno honor al título de malo. Pero Eli Wallach siempre será “el feo” gracias a la película de Sergio Leone, que le dio uno de los papeles más destacados de su carrera a un actor eternamente secundario.

Wallach estudió interpretación en el Actors Studio, y debutó en Broadway en 1951 con The Rose Tattoo, de Tennessee Williams, que le valió un premio Tony. Su primera incursión en la gran pantalla fue de la mano de Elia Kazan en Baby Doll (1956), con la que ganó el BAFTA al actor revelación (“Most Promising Newcomer”). Apareció en papeles secundarios en filmes como Los siete magníficos (John Sturges, 1965) o Lord Jim (Richard Brooks, 1965), y poco después Sergio Leone lo convocó para interpretar el papel que supondría su consagración definitiva (El bueno, el feo y el malo, 1966). A partir de ese momento, su rostro se convertiría en habitual en el spaghetti western.

Pero su actitud incansable le llevaría a participar en decenas de títulos de todo género y condición, trabajando así a las órdenes de cineastas como Francis Ford Coppola (El Padrino, parte III, 1990), Fernando Trueba (Two Much, 1995), su antiguo compañero de reparto Clint Eastwood (Mystic River, 2003), Roman Polanski (El escritor, 2010) u Oliver Stone (Wall Street: el dinero nunca duerme, 2010). Entre sus trabajos televisivos, consiguió notoriedad en el papel del villano Mr. Freeze en la serie de Batman de los años sesenta protagonizada por Adam West.

En 2010, Wallach recivió un Oscar honorífico por toda su trayectoria. Falleció el 24 de junio en la ciudad de Nueva York.