Géssica Généus, en Freda, sabe describir un mundo en descomposición, articulando un discurso que mezcla lo privado y lo político.