Desplechin reivindica la posición del espectador, la pasión de mirar y pensar el cine como algo indispensable para la creación.