Posts Tagged ‘Black Films Matter’

Hacer visible lo invisible

Abrimos con este número una nueva y motivadora etapa para Caimán Cuadernos de Cine y para todas las personas que trabajamos haciendo posible que una revista como esta salga adelante mes a mes. Lo hacemos a partir de un desafiante camino de más de catorce años de trayectoria, con dos crisis económicas y una pandemia a las espaldas, y también con todo el trabajo de reflexión y empeño que nos han traído hasta aquí. Una senda definida esencialmente por la guía de una herencia cahierista que ha marcado nuestra línea editorial desde el primer número de la revista. Ese pasado y esa tradición de los que formamos parte nos orientan, pero nos colocan también, como en realidad lo han hecho siempre, frente a múltiples y apasionantes retos.

En su balance sobre el cine de 2021, Àngel Quintana señala en las páginas de este mismo número la tentación, que siempre acecha, de negar el punto de vista crítico. Esa visión ingenua del cine, y de la vida, frente a la que es posible, no obstante, y en sus propias palabras, “pensar de dónde vienen las imágenes de nuestro presente y descubrir sobre qué piensan –de qué son síntoma–”. Desde Caimán CdC entendemos la crítica como un ejercicio radical, riguroso, sin prejuicios y siempre comprometido, es decir, unido indisolublemente a la transformación no solo del audiovisual contemporáneo, sino del conjunto de la cultura y la sociedad. Entendemos la crítica como una mirada al mundo que nos impone mantenernos siempre alerta, ser porosos a los cambios, integrar mecanismos de adaptación y no perder nunca la capacidad de autocrítica. Solo así podremos crecer como proyecto, evolucionar a partir de nuestros principios, ser menos previsibles y arriesgar a la hora de abordar los múltiples y apasionantes desafíos que el audiovisual contemporáneo nos plantea en todas sus variantes.

De todos esos desafíos, hay uno particularmente esencial y perentorio: profundizar en la consolidación de una mayor presencia de mujeres tanto en el ámbito de la crítica cinematográfica como en el de la creación, en igualdad de tratamiento, espacio y consideración que los compañeros hombres. Como en tantos otros lugares, es imprescindible también aquí la introducción de una perspectiva de género que nos ayude a mirar de otra manera. Retomamos y aplicamos así, también para la crítica audiovisual, aquel objetivo político del feminismo que, en palabras de Mary Ann Doane, buscaba “hacer visible lo invisible”. Una exigencia que nos sirve además para ampliar horizontes y reivindicar del mismo modo determinadas propuestas audiovisuales que surgen desde los márgenes. Para ello se hace necesario afianzar espacios –dentro de la revista– que den cabida a otros y más diversos códigos y circuitos cinematográficos. Sirva como declaración de intenciones el artículo que se incluye en este número sobre los race films a propósito del ciclo antológico ‘Black Films Matter (1920-2020)’, organizado por el Reina Sofía y Filmoteca Española y compuesto por películas independientes dirigidas por cineastas afroamericanos. Se trata de arrojar luz sobre la necesidad de recuperar esa mirada resistente y subalterna de ciertos sectores discriminados, de revisar y desvelar algunos de los estereotipos que ha transmitido durante años la ‘Gran Historia del cine’, y de corregir los desequilibrios producidos por cualquier tipo de políticas o estéticas de normalización. En definitiva, de sentirnos más libres, menos determinados y, en palabras de Laura Mulvey, “inventar estrategias de transformación social”.

En 1976 Joan Didion afirmaba: “I write entirely to find out what I’m thinking, what I’m looking at, what I see and what it means. What I want and what I fear”. Y es que la crítica es también un diálogo abierto que parte de uno mismo para encontrarse con el otro, en definitiva, una manera de entender el mundo; un oficio emocionante, en constante revisión, que nunca acaba, y que nos obliga a enfrentar siempre nuevas formas de hacer, de ver y de pensar. Desde esas ideas y con la ilusión de compartirlas con todas las personas que leen nuestra revista encaramos esta nueva aventura. Esperamos que sea prolífica, plural y enriquecedora.