El festival volvió a demostrar que el cine sigue siendo la herramienta más cercana que tenemos para evaluar nuestro presente.