En 'Tchaïkovski’s Wife' Serebrennikov encuentra imágenes poderosas sin necesidad de impostar la puesta en escena.