Conociendo la filmografía de Larraín, Spencer no es una sorpresa, pero lo arriesgado de la propuesta supera las tan peligrosas expectativas.