Jean-Gabriel Périot compone una vertiginosa puesta en abismo para preguntarse por la representación de la clase obrera en el cine.