Quién lo impide emerge como un film luminoso frente al que no sirven demasiado las herramientas críticas tradicionales.