La historia que cuenta La Traversée casi nunca está a la altura de la experimentación que guía su tratamiento estético.