La cinta de Alexandre Solomon termina en una legítima representación de lo incognoscible.