Posts Tagged ‘Ohong Village’

Ohong Village (Lim Lung-yin). Filmadrid 2021

La ópera prima del director Lim Lung-yin narra la decadencia de un pueblo costero por culpa del cambio climático y la emigración de sus habitantes a las grandes urbes. Es una historia que centra su mirada en tres protagonistas frustrados por el irremediable devenir de sus vidas, y que viven entre la nostalgia del pasado y la libertad lejana de la gran ciudad. La remota aldea taiwanesa que un día prosperó gracias al comercio de ostras está comenzando a producir moluscos diminutos y poco impresionantes: una posible metáfora sobre la añorada vida que ha terminado quedándose en el recuerdo. Subsistiendo de los restos.

Ohong Village, rodada en 16 milímetros, intensifica la sensación de pueblo invernadero donde el ambiente se percibe condensado. Parece como si no existiera el paso del tiempo y la sensación de nostalgia estuviera latente. Sin embargo, el uso de las luces de neón o los resplandecientes LED en las fiestas locales dan ese toque cálido que invita a la atención del público. Porque la película es cómplice y reproduce con mimo aquellos momentos de felicidad colectiva ayudándose de largas panorámicas o planos detalle que construyen el ecosistema.

El tema de la religión es recurrente a lo largo del film. Un gran Buda aparece en la primera escena, enterrado en la arena y rodeado de los desperdicios que el mar va depositando. A los habitantes más mayores solo le queda la fe para mantener la esperanza, y es por eso que depositan toda su confianza en una especie de gurú o médium que da respuesta a sus plegarias. En contraposición, la frustración y el hastío juvenil han desembocado en el rechazo hacia una fe que no ha cumplido sus deseos de libertad y lejanía.

La película convence con su historia gracias a su estilo neorrealista, sin artificios, contando la situación económica y social del pueblo y llena de espacios exteriores que narran sentimientos de fracaso, melancolía o resignación. Además, una banda sonora recalca los distintos puntos de vista generacionales combinando los sonidos ambiente y melodías folclóricas tradicionales con música pop y electrónica.

Ohong Village abraza la idea constante del pasado y el presente, lo viejo y lo nuevo, y lo representa a través del celuloide y de una historia que permite que el dolor y el anhelo florezcan mientras la resignación hace marchitarse la idea de un futuro venidero. Marina Ballester