Jaime Puertas reflexiona sobre la irrupción de lo virtual como nuevo espacio de almacenamiento para las leyendas.