Posts Tagged ‘Patty Jenkins’

Wonder Woman 1984

Wonder Woman, la primera entrega de la saga dirigida por Patty Jenkins y protagonizada por Gal Gadot (una actriz con nombre de villano de James Bond), presentaba a Diana, que tras ser criada por una comunidad de amazonas, salva a la humanidad durante la Gran Guerra. Entre los descubrimientos que hace Diana de un mundo distinto a aquel en el que se crió, está el hombre. El hallazgo no se queda aquí: la primera persona de otro género que conoce Diana, el piloto encarnado por Chris Pine, se convierte en el gran amor de la superheroína.

Al inicio de Wonder Woman 1984, el piloto ya no está, Diana vive sin haber envejecido un ápice en el Washington de 1984 y trabaja en el Smithsonian. De hecho, ella parece abrazar su soledad cuando se dispone a pasar una velada por su cuenta en un restaurante. Sin embargo, pronto se le ofrece otra posibilidad: pedir un deseo, que su novio vuelva de entre los muertos, y que pueda disfrutar de los coloridos años ochenta en compañía. El nudo de la película gira alrededor del peligro de que nuestros deseos se hagan realidad, o quizá en torno a un tema de moda en la era Trump: la verdad y su reverso. Los temas se dicen y se subrayan, aunque esto sea a costa del matiz. En Wonder Woman 1984, como en la primera entrega, se relata un descubrimiento. Cuando el piloto regresa a la vida (con el aspecto de otro, aunque Diana lo ve con las facciones de Chris Pine), no deja de mostrar su asombrado de cuánto ha cambiado el mundo que conocía. Si en Wonder Woman el hombre se convertía en un objeto a analizar, ahora se escudriña la modernidad de los convulsos ochenta. El recorrido del piloto por la ciudad retrata una época con ecos en la nuestra y confiere comicidad a la película.

El humor se presenta temprano en este nuevo film: cuando se introduce al personaje interpretado por Kristen Wiig, Barbara Minerva, una nerd que trabaja en el Smithsonian y a la que nadie presta la más mínima atención hasta que Diana se cruza en su camino. De repente, la heroína tiene una colega, pero esto dura poco: vuelve el novio, y la mejor amiga pasa a ser una villana. Wiig, que tras dejar el Saturday Night Live y protagonizar La boda de mi mejor amiga parecía haberse diluido en una carrera que no terminaba de arrancar, ha encontrado su lugar, primero en el papel de la vecina maniática pero cómplice de ¿Dónde estás, Bernadette?, y ahora en el
de Barbara Minerva. Su villana lo es desde el matiz, en un papel que recuerda a la Selina Kyle interpretada por Michelle Pfeiffer en Batman vuelve. Minerva también destapa su yo felino, y sus gestos torpes son un regalo para Wiig, que consigue recuperar las maneras cómicas de algunos de sus personajes más célebres del Saturday Night Live.

1984 fue el año que dio título a la novela distópica de George Orwell. Y los ochenta quizá fueron una década que anticipó el colapso moral y político actual. La carrera espacial seguía su curso, y la guerra fría no había terminado. Esta secuela da cuenta de algunas de estas cosas, aunque el retrato histórico parezca importar más en lo superficial que en la lectura política. También en 1984, los Estados Unidos celebraron las elecciones presidenciales que supondrían la renovación del mandato de Ronald Reagan. En Wonder Woman 1984, el máximo mandatario estadounidense de la ficción termina renunciando a su deseo de tener más armas nucleares para reinstaurar la paz: un movimiento, sin duda, poco propio de Reagan.