Posts Tagged ‘Miklós Jancsó’

Miklós Jancsó: In memoriam

Plano secuencia alrededor de la Historia.
Violeta Kovacsics.

Hizo del plano secuencia una seña de identidad: largos y fascinantes, sus planos se volcaron a reflejar la Historia, especialmente la de la Europa agitada de principios y mediados del siglo XX, incluso cuando algunos de sus filmes se situaban a finales del XIX. La guerra y las libertades están en el centro de sus relatos, que a menudo encierran una violencia latente y explosiones de agresividad. En una de sus películas, una mujer rodeada de hombres corre desnuda mientras recibe una serie de latigazos; el  momento precede a otro de igual calado, en el que un grupo de hombres salta desde el tejado de un fuerte. En su obra, la violencia ocupa un lugar central: es algo físico; también, una oscuridad del alma.

Su cámara a menudo explora los límites del cuadro y ¿qué mejor que la llanura y el horizonte para este fin? De hecho, su cine ahonda en el estrecho parentesco entre forma y fondo. La duración y el movimiento de sus planos establece el tono adecuado para sus relatos. Sus filmes de guerra resultan el mejor ejemplo: el discurso humanista se construye a partir de los movimientos en un espacio tan concreto como irreal.

Sin su cine, probablemente la obra de su compatriota Béla Tarr no habría sido la misma. Ambos comparten finales tajantes, que revelan el carácter de un país que en el siglo XX pasó por demasiados períodos de conflicto, angustia y tensión. Son finales en los que se apaga la luz, en los que la ironía mezcla con la desesperanza. De él, Tarr heredó el gusto por los planos largos, por el relato con fondo político y por un trabajo sobre el espacio que tiene mucho de coreográfico. De hecho, en 1972 se alzó con el premio al mejor director en Cannes por una película que es esencialmente una serie de coreografías, en la que la política se mezcla con danzas con cintas rojas y en la que la cámara, de largos movimientos, participa activamente del baile.

Miklós Jancsó murió el pasado 31 de enero. Su voz se ha apagado como tantas otras que vivieron la Historia de la primera mitad del siglo pasado, un testimonio que en la actualidad resulta sumamente necesario escuchar. Quizá por eso, sus películas se imponen hoy, de nuevo.