NOTICIAS Y ARTÍCULOS

FILMADRID: Inferninho (Pedro Diógenes y Guto Parente)

14 junio, 2018

FILMADRID: Inferninho (Pedro Diógenes y Guto Parente). 
Damián del Corral.

El relato originado por la última colaboración de los directores brasileños Pedro Diógenes y Guto Parente (Carretera a Ythaca, 2010; Os monstros, 2011) se desarrolla en el bar homónimo. ‘Inferninho’ es un pequeño espacio que frecuentan los marginados de los estratos más bajos de la sociedad; un ambiente tétrico y precario donde pendonean personajes bizarros que remiten a los de algunas obras de Arturo Ripstein (El lugar sin límites, 1977) o del Almodóvar de sus inicios.

La narración da lugar a una historia extremadamente sencilla pero envolvente. Un relato amoroso entre Deusimar, la dueña del garito, y Jarbas, un joven marinero que aparece una noche con el deseo de quedarse y hacer una nueva vida, y que sin embargo, a causa de sus conflictos pasados, termina afectando a la cotidianidad del bar y de sus trabajadores. Un tono melodramático con destellos de comedia que, por lo disparatado y artificioso de la propuesta artística de la película, también roza lo absurdo. Los seres que habitan el lugar son individuos emocionales e irracionales, caricaturizados dentro de un mundo opresivo y claustrofóbico del cual parece no haber salida. Un pequeño infierno donde deambulan personajes que han sucumbido a la nostalgia y donde yacen los sueños rotos, compuesto por un escenario austero de iluminación fluorescente, con las paredes rotas, las mesas manchadas y donde el mismo número musical se repite cada noche, dando forma a un universo peculiar que destaca por su estética.

Por la sencillez de la propuesta formal, también acorde con la precariedad con la que se muestra el espacio, apenas se vislumbran conatos de acción y movimiento. El relato se mantiene en una tipología de narración bastante sencilla, dando espacio a un intenso trabajo actoral donde recae el mayor peso de la trama. Una propuesta delicada pero convincente, dentro de un código complicado de conseguir por su tono inusual. El interesante trabajo a la hora de retratar los rostros de los protagonistas, en conjunción con una planificación escasa en número de planos, pero precisa en su montaje, recrean las escenas de mayor emoción de la película, donde las fascinantes criaturas que conviven en el bar logran generar fuerte empatía a pesar de su exótica naturaleza.

Utilizamos cookies propias y de terceros para análisis y buen funcionamiento de la página web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies
Oficina Austríaca de Turismo